lunes, 20 de enero de 2014

¡Por fin el docente.me en su sitio!

He entrado en twitter por entrar, mirando "a bulto" y de pronto me he visto atenta a algo ¡Estaba entendiendo ese galimatías de letras, sabía que si pulsaba me iba a ayudar a hacer algo que hace unos días me entretuvo durante horas para acabar poniendo un botón en medio de la entrada!

He dado las gracias a la persona que ofrecía la ayuda fijándome más en la amable imagen del recuadro que en buscar su nombre y, agarrada a ese débil hilo de la red me encuentro aquí, escribiendo, -consciente también de que ahora lo hago a los cuatro vientos- después de poner el enlace.

He intentado recuperar el contacto pero su rastro se había perdido en la vorágine de gorgeos -que decía la traducción automática de una página-.

Por primera vez, estoy  también tranquila, sé que la volveré a encontrar, antes de salir he pulsado arriba a la derecha y, la estoy siguiendo.